Espiritualidad – Fundador

San Daniel Comboni contempló el Corazón traspasado de Jesús, Buen Pastor, de esta contemplación surgió su pasión por África, ya que comprendió que el corazón de Cristo también vibró por África.

Para Comboni involucrarse en el mundo y la realidad africana exigía, «una vida de espíritu y de fe», y eso pedía a sus misioneras. En sus escritos puede leerse: «El misionero que no tuviese un fuerte sentimiento de Dios y un vivo interés por su gloria y por el bien de las almas carecería de aptitud para sus funciones y acabaría encontrándose en una especie de vacío y de intolerable aislamiento” (EE 2698).

Su Espiritualidad está fundamentada en cuatro pilares:

El Corazón Traspasado de Cristo Buen Pastor

La contemplación del Corazón traspasado de Cristo Buen Pastor es el tema central de la espiritualidad de Comboni. Su convicción de que el asimilar los sentimientos de este corazón que tanto amo hasta ofrecer voluntariamente su vida por la humanidad lo hace entregar su vida con la misma pasión y entrega por la evangelización de África.

Amor a la Cruz

El amor a la cruz para Comboni, no es otra cosa que aceptar, abrazar y asumir la realidad de los pueblos africanos y afrontar los obstáculos, dificultades y diversas situaciones que la misión demanda. Él se identificó de tal manera con el Crucificado que cualquier padecimiento lo ve como un eslabón para la fecundidad apostólica. Su amor a la cruz es el reconocimiento de que ella es la única fuente de salvación para África.

María

Su fuerte devoción a María está fundamentada en la convicción de que ella colabora estrechamente en la redención de su Hijo por la humanidad y es madre de todos. Ella ocupa un lugar relevante en el corazón y oración de Comboni pues a ella le consagra sus actividades apostólicas, sus misioneros y la misma obra de evangelización de África. Aparte de todo esto, ve a María como modelo, guía, sostén y consuelo del misionero.

San José

La devoción de Comboni a San José es sencilla y profunda. San José es el administrador, su ecónomo, quien intercede por el ante toda situación financiaría. Su confianza en la Divina Providencia la manifiesta fiándose de la intercesión de San José, puesto que el mismo Dios le confió el cuidado de María y su hijo. De la misma manera Comboni le confía todas sus empresas a San José.